Páginas vistas en total

miércoles, 12 de abril de 2017

EL BIDÓN MÓVIL

Hace un par de semanas escribí tras unas horas después de un cólico nefrítico y hoy estoy empezando a ejercitar dedos tras una extracción de muela de juicio... Si la continuidad del Blog va a responder a procesos dolorosos, voy a tener que replantearme algunas cosas...

...Bien... tras una introducción tan productiva, vamos a intentar desarrollar el tema de hoy, que fue inspirado ayer tarde, mientras volvía a casa caminando junto a mi mujer y pude contemplar el bonito ejercicio de aparcamiento de vehículo que llevaban a cabo 2 personas...

Me sorprendió el mismo hecho de ver detenerse al coche junto al "hueco"... y entrecomillo porque realmente era eso, un pequeño agujero en el muro de motorizaciones estacionadas de la calle de los hechos. Pensé que tal vez la conductora había subestimado el tamaño de su Wolkswagen Polo, o simplemente estaba deleitándose contemplando su estampa en una cristalera junto a la dudosa plaza de aparcamiento. Cuando su acompañante, otra chica, bajó del coche y procedió a la prospección del trozo libre de calzada, creí que haría entrar en razón a la intrépida piloto...



... Voy a tratar de describir un poco más el escenario... Hace un par de días unos obreros de la vía pública habían procedido a solucionar una chapuza efectuada unos meses atrás, cuando el ayuntamiento decidió hacer acera nueva con un diseño tal que en cuanto cae un poco de lluvia, el recodo del pavimento se convierte en la Isla Fantasía de los mosquitos. Algún ente privilegiado del consistorio tomó la decisión de aumentar un poco más el gasto público y rehacer parte de la obra de ingeniería acuática. Una vez acabada, los obreros situaron unas vayas, cinta de marcación, y un viejo bidón lleno hasta la mitad de agua pútrida... si no me fallan los cálculos de volumen en cilindros... unos 390 litros de agua más el peso del bidón... Dejemos el artefacto en 400 kilos de óxido disuasorio de acercar cualquier vehículo con intención de aparcar, por si las vallas, el precinto, y las señales de obra y prohibición no eran suficientes. La medida tal vez era un tanto contundente, como si en lugar de pintar líneas continuas en las carreteras levantasen muros de hormigón estilo Donald Trump, pero sin duda, era, cuanto menos, expeditiva... pero volvamos a la jornada de ayer...

Para mi sorpresa, la persona que había bajado a comprobar el hueco, no hizo señal alguna de abandono. Se dirigió al bidón del peso estimado en el párrafo anterior, y con la fuerza intencional de elevar un cubo de playa (vacío) asió el veterano artefacto con ambas manos... lógicamente el bidón se le rio en su cara. Mi estupor continuó mientras yo seguía caminando sin poder dejar de mirar con discreción (creo), pues tras el frustrado intento halterófilo, empezó a hacer señas de aparcamiento a la conductora! Al cabo de pocos segundos el parachoques trasero del Polo impactó contra el bidón. Pensé "Ahora se van a tener que dar cuenta! Han tenido que comprobar con dolor que el coche no entra!!!"... Aaaaahhhh amigo lector... el ingenuo era yo!!! El coche no entraba... pero vaya si iba a entrar!!! De repente comprendí la estrategia, pues el coche siguió dando golpe tras golpe. Lo vi claro al fin! Iban a abrir hueco hasta que su Coche del Pueblo lograse ubicación! Y no me llaméis tiquis miquis, pues el desplazamiento del oxidado cilindro debía ser por lo menos de un par de metros para llegar a tal fin! Impertérrita, la pareja de féminas golpeó incesantemente con el culo del coche hasta que lo lograron. La conductora de aquel tanque camuflado bajó del Wolkswagen sin vacilación, y tal vez temerosa de convertirse en estatua de sal, no creáis que miró atrás! En compañía de la tiralíneas de su amiga/hermana/parienta o lo que fuese, siguió caminando hacia cualquiera que fuese su destino, con sonrisa de "lo conseguí" en el rostro... Si, porque Rostro había que tener para dejar el coche enganchado al bidón, con las vallas de obra apunto de caer, la señal de prohibición temporal mirando hacia la luna trasera, y el precinto combado por la nueva adecuación de la señalítica.

Yo igual soy muy tonto. Siempre he tenido pavor a dejar el coche con una mínima sospecha de que pueda estar aparcado en una zona indebida, he llegado a rectificar mil veces la distancia a la acera para no estorbar a los automóviles que puedan circular, si no veo clara la maniobra prefiero no hacer esperar a los impacientes conductores de atrás y probar fortuna en otro hueco, y si tengo que parar por urgencia donde no se puede, o bien corro literalmente a lo que tenga que hacer, o me quedo dentro del C3 por si he de moverlo... Si, seguramente soy muy tonto, pero hay conductas, como la de ayer, que me superan. No es por el hecho en si de ese aparcamiento, ya que, puestos a discutir, realmente la prohibición era un tanto absurda, pero allí estaba. Lo que me parece de otra galaxia es la capacidad de algunos conductores y conductoras para hacer lo que les plazca con sus apreciados (o no tanto) carricoches, sin ningún sentimiento de culpa, ni duda de que nadie les dirá nada, con toda la seguridad del mundo de que cuando vuelvan, horas o días después, él seguirá ahí, sin multa ni grúa que se haya atrevido a acercarse.

Mmmm... parece que la DGT haya patrocinado este post! No es así! Es el sentido común el que me paga hoy! Es la vergüenza ajena la que me enerva! Creo que esas personas y yo somos de especies distintas, con unos procesos mentales totalmente opuestos! Los comportamientos humanos y los de animales salvajes tienen muchas similitudes. Cambia el contexto y las formas, pero básicamente siguen unas normas y costumbres... pero lo de alguna gente al volante, o al dejarlo parado no tiene comparación.

En mi pueblo el nivel de civismo de los conductores es nefasto. Los pasos de peatones son campos de tiro, y el viandante es el blanco. Atrévete a decir algo al que se larga tan pancho habiendo dejado el coche aparcado (si, aparcado, no parado) cortando la totalidad de una calle! Te contestará con todo menos con educación que tiene algo importantísimo que realizar, no como tú, perroflauta, que no tienes nada que mejor que hacer que criticarle a él y a su Lexus. De todas maneras, hay situaciones que se pasan de la media. La de ayer me llamó la atención por lo kafkiano de la imagen del Polo golpeando sin descanso, cual martillo de un herrero medieval, para hacerse un espacio en el que dejar paradas las cuatro ruedas. Hay algunos otros vehículos que suelen amanecer en sus parkings privados, que no son otros que los que algunos llamamos la acera... eso si... totalmente subidos! No vaya a ser que un coche quiera pasar y no pueda!!! Lo mejor... Siempre, SIEMPRE son los mismos! Lo mejor dije??? No... lo mejor es que son los propietarios de unos flamantes parkings individuales de unas estupendas casas adosadas que están en... oh!!! Justo delante del trozo de acera donde han dejado el auto para desgracia de los peatones! Mmmm... tal vez crean que la vía pública está escriturada a su nombre también! Por cierto... uno de los dueños de esas casas/coches/parking/acera... cuando lava su flamante BMW M3 blanco inmaculado, lo hace ocupando tooooooodo el paso, y no creas que se inmuta si te ve bajándose a la carretera para poder llegar a casa. Como mucho mira, no sea que le manches las partes recién pulidas si te arrimas demasiado! Yo cuando me lo encuentro actúo de modo proporcional... me meto en su parking privado, vamos, en su puta casa, y paso por ahí, a la espera de ser reprendido... De momento no ha llegado la sangre al río. En uno de esas intrusiones en su maravilloso garaje he podido deleitarme con que el M3 no es el único elemento de su parque motorizado... una bonita y antigua Honda CBX de 6 cilindros comparte aparcamiento y zona de lavado privada... supongo que para pagar dieron lo que les quedaba de educación y escrúpulos junto con un talón.

Ahora me pongo a recordar situaciones, y, supongo que como a todos vosotros, me vienen mil a la mente. No voy a empezar a enumerarlas, pero hay una que me rechina especialmente, y va asociada a ciertas fechas en las que todo vale. Jornada Castellera en el pueblo... ese día, como he dicho, todo vale! Los coches han de aparcar donde sea con tal de que pinyes, pilars, acotxadors i anxanetes consigan llegar a la plaza del Monestir a tiempo!!! Siendo Erik un bebé, íbamos paseando empujando su cochecito, y mi mal humor iba en aumento pues no hacíamos más que esquivar como buenamente podíamos el improvisado parking público en el que en esas fechas se convierten las calles del lugar... Cuando ya creíamos que teníamos vía libre, en una calle que casi está a la salida del pueblo, un vehículo aparcó centrado perfectamente en la acera, sin miramientos, a unos 20 metros delante nuestro, sin dejar lugar alguno al paso del carrito. Bajó un flamante casteller mirando su reloj como en señal de "es que llego tarde, ya saben..." , e iniciaba la carrera hacia su cita con las alturas almenadas. Mi mujer le dijo que sacase el coche inmediatamente. Él volvió a mirar el reloj mientras se encogía de hombros, y no sé si fue la mirada fulminante de Vanesa, o el verme sacar las llaves del bolsillo y dejar fuera la más punzante, que volvió renegando a sacar su flamante 4x4 y dejar paso... eso si... para volverlo a dejar un momento después... Si! Es que hay días en los que todo vale! La Jornada Castellera de aquí, el día de Reyes en cualquier sitio, partidos del Barça... No... debo ser yo... pobres!!! Es que no llegan a tiempo!!! Es que no podrán ir a casa del sobrino a acabar el cometido de los Magos de Oriente!!! Es que me cierran la panadería!!! Es que sólo es un momento!!! Es que soy Gilipollas!!! ai no... perdón... que ese soy yo, no?

... Esta mañana, mientras reflexionaba sobre todo esto que explico, y pensando en si en algunas cosas soy demasiado puñetero, de camino a mi parking, pasé por la zona del bidón del asunto... y no pude evitar ver una sonrisa al ver el triangulito de la grúa enganchado sobre el óxido del cilindro de agua pútrida... No me extrañaría que la dueña del polo se indigne y acabe escribiendo a la revista local, clamando al cielo, declarándose como una víctima del sistema capitalista y del afán recaudatorio y sancionador del lugar. No sería la primera, ni será la última.

Para acabar, os dejo un enlace a una magnífica entrada de un amigo, que reflexiona sobre conductas al volante, con muy buen estilo, y mucha más brevedad!!!


2 comentarios:

  1. Esto es un clásico Hermano, y con lo de clásico me refiero a que sucede en todas partes y con igual falta de civismo y de concienciación por parte tanto de ciertos conductores, como de los encargados municipales de vigilar que se cumplan las normas de circulación... Y es que una cosa es saber conducir y otra saber circular!!! Casi todo el mundo sabe meter marchas y pisar el acelerador, pero que poquitos aplicar con rigor y cierta sabiduría las normas de circulación.
    En mi pueblo el tema es tremendo... Lo primero, como aquí las distancias son mínimas, pero para andar lo menos posible has cogido el coche, claro, tener que aparcar a 500 metros de donde sea cuando tu punto de partida está a 1.000, pues no sale a cuenta: hay que dejar el coche en la misma puerta de donde vayas!!! Y si está prohibido o es manifiestamente molesto para los viandantes, con poner las luces de emergencia ya está: encender los cuatro intermitentes es la panacea del todo vale en circulación... Viene a equivaler al 'vuelvo en cinco minutos' y concede al dueño del vehículo plenos poderes sobre la calzada. Es tremendo.
    Por otra parte, en mi pueblo hay zonas por donde no pasan bien dos coches, pero el ayuntamiento se empeña en que, además, se puede aparcar, con lo cual la dificultad para pasar cuando se cruzan dos coches en direcciones opuestas más los aparcados se multiplica y se hace, en muchas ocasiones, imposible; y estoy hablando de una zona céntrica... En fin, paro porque me hago otra entrada paralela jajjaja
    Muy buena, como siempre!!!
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Por desgracia la cultura actual premia más al "espabilao" de turno que no al "pringao" que intenta hacer las cosas bien. Si! Lo de los warnings es como cuando en una peli policiaca el maloasesinoconfeso saca la cartulina de Cónsul y dice eso de "inmunidad diplomática". Estaría bien que, por ir en coche a donde sé, acabes aparcando aun más lejos del destino que donde el coche estaba apartado originalmente!!! Un abrazo!

    ResponderEliminar