Páginas vistas en total

miércoles, 26 de julio de 2017

LA ORATORIA Y LOS FUEGOS DE ARTIFICIO

Hoy voy justito de tiempo... Para colmo, tenía un par de temas en la recámara pero tampoco estaba seguro de dispararlos hoy, y además necesitaría algo más del espacio que el reloj me reserva a estas horas... así que me puse a darle vueltas a la cabeza mientras volvía a casa. Necesitaba un buen asunto y con gancho! Si! De esos que tienen siempre listos los grandes oradores! Como podréis presagiar, ni gancho, ni orador, ni nada de nada!!!...



... de todas maneras el pensar en esa idea han hecho desembocar los cauces de mi pobre afluente literario hacia un río que se mueve en aguas bravas, rápidas, revueltas... El gran Río Orador! No lo busquéis en los mapas, pues es tal la furia del líquido elemento que transporta que su trazado cambia constantemente! Si uno se asoma a mirar desde sus abruptas orillas cambiantes podrá ver que además de h2o a toda leche también transporta grandes cantidades de humo, en gran parte proveniente de unos mágicos fuegos artificiales que brotan de cada piedra contra la que el agua impacta. Esa visión es el triunfo del verdadero orador, personaje que dio nombre al río, y es la contemplación de la misma la que hacen que la audiencia quede atrapada como una mosca en un tarro de miel, como un pirómano contemplando las Fallas, como un aficionado a la rima básica y grosera ante el número cinco...

La semana pasada estuve asistiendo a una formación que creí me sería de utilidad de cara a transmitir conocimientos a mis futuros alumnos. Trataba sobre la revolución que se nos anuncia con trompetas binarias al son de las noticias y redes sociales: La revolución 4.0. Sus notas suenan a maravilla para unos y a anuncio apocalíptico para otros, pero, te guste más o menos, es innegable que grandes cambios están por llegar y que rápidamente crearán cambios en la industria, la sociedad... (otra cosa es ver la velocidad de implantación), y hay, por lo menos, que conocerlos y saberlos llamar por su nombre. El caso es que volví a asumir el rol de alumno (que tanto me gusta, todo hay que decirlo). Ante mi y mis 19 compañer@s, un Formador con grandes dotes oratorias, y con una característica que me hizo reflexionar...

Imágenes de una conferencia sobre la economía en las repúblicas del Cáucaso ofrecida por un orador de éxito

... No voy a hacer una entrada relatando las capacidades de éxito de un orador. Estoy un poco cansado con las competencias clave ya que hoy en día ser ducho en ellas es tan fácil como seleccionarlas en un menú desplegable de cientos de ellas, así que no voy a enumerar una lista interminable de estas que ha de poseer alguien que quiera captar la atención de las masas y obtener una reacción positiva, pero si que, escuchando a mi profesor durante 4 días, me di cuenta de una que tal vez pasa por alto o queda camuflada en forma de conocimientos: El Anecdotario de curiosidades.

Estoy hablando de contar anécdotas? Noooo!!! Cualquiera en mi lugar, que semana si semana no explicara sus batallitas, tendría difícil el esconder su afición por las anécdotas, personales en mi caso. De qué estoy hablando entonces? No son todas las anécdotas curiosas? Pues si, algunas más que otras, pero me estoy refiriendo a algo distinto. A ver si me explico...

... lo que quiero decir con Anecdotario de curiosidades es explicar cosas que son a la vez anécdota y secreto guardado que sólo conoces si eres miembro de una sociedad secreta. Voy a detallar la forma correcta de explicarlo y, por tanto, hacer explotar el cohete luminoso definitivo para que tu público quede más embobado que en Hobbiton contemplando a los de Gandalf.

- En primer lugar, lanza la pregunta! No seas cafre e intenta que la misma tenga que ver con lo que estás exponiendo, aunque no es necesario 100%.

- Como buen orador que busca la interacción del público, espera a varias respuestas. Has de esperar de todo: correctas, incorrectas, magistrales, teorías de la conspiración, Leonardo da Vinci (es una categoría de respuesta en si misma, pues parece ser que el tipo está involucrado en cualquier cosa de la humanidad). Debes ir negando taxativamente cualquier respuesta.

- En el momento que tengas 3 o 4 contestaciones, y nunca más allá de Leonardo da Vinci, suelta la respuesta! Ojo! No cualquiera! Ha de ser algo totalmente sorprendente e inesperado! Es por ello que o bien has de sólo plantear incógnitas con soluciones que quiten el hipo, o directamente inventarte la respuesta!
Durante muchos años se confundió a Oradores de la antigüedad con simples Bufones

- El punto más maravilloso. Argumenta la sorprendente respuesta "correcta". Si es real, documéntate antes y exponla! Si no lo es, usa tu labia de orador y dale un buen empaque! Has de ser convincente y nadie se atreverá a contrastar tu exposición! Recuerda! Lo sabes porque sabes más que nadie! Ese conocimiento te ha sido transmitido tras un rito ancestral y secreto (secretísimo).

- Inclínate pues recibirás aplausos fijo.

Tenemos la receta... ahora vamos a cocinarlo con ejemplos que voy a improvisar totalmente y que no fueron explicados en mi asistencia al curso... ni a éste ni a ningún otro! En negrita, nuestro orador imaginario al que llamaremos X.

EJEMPLO 1

Ya que estamos hablando de vehículos... supongo que todos saben quien inventó el coche, verdad?

Henry Ford!

No! Ese inventó la producción en cadena y la aplicó a los vehículos.

Karl Benz!

No! Ese inventó Mercedes!

Nicolas-Joseph Cugnot!

No! (joder, éste me lo ha puesto difícil).

Leonardo da Vinci!

No! Lo que diseñó da Vinci se basó en un pastelero Veneciano llamado Venicci Cochiutto! Ese hombre, un día, intentando fabricar un pastel para el Archiduque de Merovingia, se tropezó con un perro que dormía a la entrada de la pastelería esperando las sobras. El perro había muerto y el cuerpo estaba lleno de gases pútridos. Lo pisó con tal mala fortuna que el gas salió a toda velocidad por la boca del difunto cánido y accionó unos molinillos de viento de pergamino con los que jugaba un niño hijo de una clienta y 3 amiguitos suyos. Los molinillos giraron a mucha velocidad y el pastelero imaginó que si ponía 4 de ellos a modo de ruedas de su carro de reparto y lograba un sistema alimentado con perros muertos que moviese las ruedas como lo habían hecho los molinillos, tendría un sistema automotriz! Lamentablemente no logró la financiación para fabricar una cámara de combustión lo suficientemente grande para albergar a los animales necesarios.


EJEMPLO 2

Veo que estáis más familiarizados con la filosofía de la que hablamos en este taller, de lo que pensaba. Está claro que "sólo sé que no se nada"... porque también sabéis quien dijo la frase, verdad?

Sócrates!

No!

Platón!

No!

Leonardo da Vinci!

No! Ya decía yo que sabían demasiado... eso es lo que nos han hecho pensar. En realidad el autor de la frase fue un niño alumno de Platón llamado Jerjes299rules , que ni siquiera era Griego sino Persa! Platón le preguntó acerca de la lista de los Reyes Godos, que aun estaba por ser creada! El niño, temiendo la reprimenda de su maestro que siempre le decía "no sabes nada de nada" le contestó "sólo sé que no sé nada de nada". Platón quedó tan maravillado por la frase que tratando de impresionar a su maestro Sócrates, se la recitó como propia acotándola para hacerla más fácil de recordar. Casualmente el niño fue el inventor de la cicuta con la que se auto envenenó Sócrates, pero en realidad la creó para Platon! (para ya que se te está yendo de las manos).

No voy a seguir con más ejemplos pues el tiempo apremia. Espero que hayáis captado el concepto! El tener a un Orador conocedor de las artes de las Anécdotas Curiosas no implica que éstas no sean ciertas, ni restan conocimientos del que imparte, pero, lamentablemente, una audiencia puede ser más fácilmente embaucada por la pirotecnia, el ruido y los malabares que por el Saber, el Saber Hacer, o el Saber Estar... porque éstos no siempre son divertidos, y si nos sueltan algo que luego podremos explicar a nuestros amigos y quedar como unos campeones del Trivial, mejor que mejor.

Hasta aquí mi anécdota curiosa! No doy para más aunque me quedo con ganas de profundizar... Queda a vuestro criterio el determinar si realmente fue por falta de tiempo, o porque se me acabó la pólvora y el humo para el post de este miércoles!

8 comentarios:

  1. Ahora mismo voy en el bus descojonándome de risa imaginando lo que leo.
    La verdad es q tengo pánico escénico y mucho sentido del ridiculo por lo que nunca podría llegar a ser una Oradora de las anécdotas curiosas porque se me notaría y me reiría yo misma al oírme mentir como si me fuera la vida en ello.
    Creo q es un don, el cual admiro.
    Aunque la verdad es q a día de hoy práctico ese don de oratoria con mi pequeñaja, incluyendo anécdotas curiosas jajajaja ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste el tema! Realmente hay que valer para ello y con los hijos se puede practicar, aunque Helia con sus 4 años ya empieza a contestarme "En serioooo??? Dime la verdad!!!" Jajaja! Lo realmente malo de cuando te sueltan una de estas es contrastar información y ver que es falso... el orador pierde toda credibilidad por mucho que sepa y valga realmente, y da igual lo tonto de la anécdota... Gracias por comentar!!!

      Eliminar
  2. Hola!
    Estoy totalmente de acuerdo con el contenido que se desprende de tu post redactado con esa ironía tuya (que creo desconocía, la estoy descubriendo con este blog, o por lo menos no te recordaba tan irónico). Antes, cuando era más jovencita, me dejaba embaucar por personas con tanta labia. A medida que han ido pasando los años (qué abuela que sueno) me he dado más cuenta de quiénes usan estas artimañas que comentas. Hasta el punto de tener cierta tirria a gente que por ser "buenos oradores" acaban imponiendo sus criterios.
    Además, yo nunca he sido buena oradora y soy de las que sufre muchísimo si alguna vez me toca hablar en público.
    Por otro lado, me alegro que esté haciendo de alumno! Yo sería la eterna estudiante, si no fuera por tener que trabajar.
    Hasta el próximo post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dona Invisible, como siempre es genial tenerte por aquí. Como en todo, el abuso lleva al aburrimiento, y es por ello que buenos ponentes pueden caer en el mismo cajón que el de los "trobadores". Sobre lo que seas o no buena oradora, creo tienes muchos conocimientos y la forma de exponerlos sólo es una técnica. La mía es la ironía... se trata de encontrar la tuya! Un besote!

      Eliminar
  3. Me ha encantado y quiero algo de eso que te tomas para tener semejante imaginación. Deberías enfocar y explotar como fuegos artificiales ese lado creativo y grabarte en el formato que sea. Vales para hacerte de oro. Piénsalo!! Me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Marta! Pensaré en cual es la pólvora más adecuada;) Me alegro mucho de divertiros un rato cada semana!

      Eliminar
  4. Creo que hay mucho orador-embaucador-charlatán que se visten de expertos curalotodos y a través de conferencias, blogs y libros de autoayuda se forran vendiendo, pues eso, fuegos artificiales y humo!!! Lo malo no es ya que le estafen a la gente 15 o 20 pavos (que también), si no que vendan falsas esperanzas y soluciones mágicas que, evidentemente, no existen...
    Y en cuanto a la entrada, pues descojone otra vez, lo de los perros ha sido de traca jajjaja!!!
    Un abrazo Hermano!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alex! Lo primero decir para aclarar que, aunque el Formador que tuve hace unos días me inspiró, no versaba sobre él el tema. Lo lamentable de estos charlatanes es que desmerecen a la gente con conocimientos, ilusión, y con ganas de enseñar de verdad! Lo de los perros es cierto! Verdad de la buena!!! ;) jejeje! Wassail!

      Eliminar