Páginas vistas en total

miércoles, 30 de agosto de 2017

CENANDO CON LEONARDO DA VINCI

Estimados lectores, no temáis! No pretendo dar un giro de enfoque al Blog y escribir una oda sobre una cena conceptual adornada con reproducciones de las obras del genio de Florencia y usando como cubiertos inventos suyos... ahora que lo pienso, tampoco sería nada nuevo, al menos en la esencia! Hace unos años los hermanos Roca y su local, recién nombrado mejor restaurante del mundo, montaron una cena performance invitando a personalidades intelectuales para crear una especie de experimento sociológico snobista. Dicha cena fue tratada con un gran sentido del humor  en el Blog Tardes de Birres del, para mi genial, Jordi Dausà.

No! Mi intención hoy no es esa! Ya mencioné en algunas otras entradas que, de alguna manera, Leonardo da Vinci ha estado involucrado en cualquier invento de la historia de la humanidad, incluso antes de su nacimiento! Sólo los auténticos genios son capaces de inventar el biberón con el que se alimentarán de bebés, y Leo fue uno de ellos! Un día, hablando con el hermano de mi mujer (decir "con mi cuñado" es tabú), me comentó de que las invenciones de da Vinci llegaron más allá de lo material y se adentraron incluso en el intrincado mundo de la etiqueta y protocolo! Efectivamente, Leonardo creó un decálogo de buenas formas en la mesa.


Tampoco voy a ser pionero en hablar del tema, pero creo de interés público el darlo a conocer a las masas (si por masas se entiende a mi reducido pero querido grupo de lectores)... pero situémonos!

Es cierto que con el tiempo las costumbres van cambiando. Lo que hoy nos parece normal, hace 2 décadas no lo era en absoluto. En mi adolescencia ir ataviado con mis camisetas heavies era sinónimo de quedarte solo en el vagón del metro, o igualmente solo a la hora de una pelea. Ahora puedes llevar una sin conocer a la banda del logotipo mientras miras ropa en Stradivarius. No hay que remontarse muy atrás en el tiempo para tragarse el humo de todo fumador viviente en cualquier local/restaurante/puesto de trabajo... cosa impensable en la actualidad. Por supuesto, cuanto más retrocedamos los abismos entre costumbres serán mayores.


Hoy en día la polémica entre costumbres correctas o incorrectas estaría muy digitalizada. Podríamos hablar sobre si tal me ha hecho Unfollow sin motivo... establecer, porqué no, un debate con sólo una parte presente para así poder rajar a gusto sobre la otra en un podcast e invitarle posteriormente a la tertulia que ya ha finalizado... generar cadenas en redes sociales a base de fotomontajes manchados de tomate... no sé... por decir cosas aleatorias (?). Se crean cosas nuevas a tal velocidad que no legislar, sino sólo establecer el modo correcto de actuar en ellas es casi impensable! Pero si retrocedemos a la época pre-informática, cuando todo iba muy despacio, daba tiempo más que suficiente para observar los comportamientos y costumbres del entorno y poder intentar poner medida sobre los inadecuados. Leonardo da Vinci parece que entre helicóptero, cuadro, submarino y central nuclear sin plutonio tuvo tiempo de hacer de observador de sus contemporáneos y crear una "etiqueta" de cara a sentarse a la mesa.

Menudo preludio llevo, verdad? Pues si, pero es que el decálogo en si tiene potencial suficiente para ser copiado y pegado directamente y tener cuando menos unas risas aseguradas, y como no quería dejar todo el protagonismo a Leo, algo tenía que escribir...

Tened en mente una cosa: Si se trata un asunto en el protocolo, es porque se procede de manera habitual a cometer una falta. Hoy en día está claramente especificado en qué alimentos pueden comerse o no con las manos, porque habrá gente que se comerá un entrecot con las zarpas si no le advierten antes... así que sujetaros a la silla con los comensales que compartían mesa con da Vinci. Las normas que menciono tienen su fuente en protocolo.org, donde he encontrado el mayor número de ellas descritas. Agarraos a los cubiertos que empezamos!

"Ningún invitado ha de sentarse sobre la mesa, ni de espaldas a la mesa, ni sobre el regazo de cualquier otro invitado" - Parece ser que la silla se inventó mucho después de la rueda a juzgar por las indicaciones! Me gusta particularmente lo de sentarse sobre otro comensal.

"Ningún invitado ha de poner la pierna sobre la mesa" - Bueno, ésta es mucho más contemporánea. Leonardo se sorprendería de que aun no ha calado hondo en muchos hogares.

"Los invitados tampoco han de sentarse bajo la mesa en ningún momento" - Me reitero en lo de la invención de la silla. Queda claro que la percepción espacial de los invitados no era la idónea. da Vinci aun no había inventado Barrio Sésamo con el consabido ARRIBA y ABAJO.

"No debe poner la cabeza sobre el plato para comer" - En aquella época parece ser que los humanos eran mucho más animalistas que hoy en día y no dudaban en comer al estilo abrevadero. Aquí el debate sobre el uso o no de cubiertos queda obsoleto!

"No ha de tomar comida del plato de su vecino de mesa a menos que antes haya pedido su consentimiento" - Aquí Leonardo también se debe retorcer en la tumba que él mismo inventó. Mi mujer no duda en no pedir cerveza en las contadas ocasiones en las que salimos a tomar algo para, acto seguido, agarras la jarra y beberse la espuma!

"No ha de poner trozos de su propia comida de aspecto desagradable o a medio masticar sobre el plato de sus vecinos sin antes preguntárselo. Se ponen disimulados a un lado de nuestro propio plato" - Ríete tú sobre donde colocar el hueso de la aceituna! En el siglo 15 te podían soltar el entrecot masticado al lado si no estaba al punto!

"No ha de enjugar su cuchillo en las vestiduras de su vecino de mesa" - Claro... si el cuchillo está sucio, porqué no limpiarlo en el de al lado? Pensemos que tratamos con alguien que puede estar sentado bajo la mesa!

"No se debe utilizar el cuchillo para hacer dibujos sobre la mesa. Ni tampoco para hacer marcas en la mesa, en las patas o en las sillas" - Aquí los más bohemios podrían estar en desacuerdo, pero creo que la norma fue la precursora de que hoy en día te suministren papel y lápices de colores cuando acudes con niños a muchos locales... y atención que el Cuchillo ya está saliendo en muchas reglas!

"No ha de limpiar su armadura en la mesa. Ni cualquier otra parte del vestuario de un comensal" - Ahora lo más cercano a esa realidad es que un camarero te manche con salsa un traje en una boda y te traiga el quitamanchas en seco. Lo que realmente me da miedo es la mención a "otra parte del vestuario"... y no la armadura!

"No ha de tomar comida de la mesa y ponerla en su bolso faltriquera para comerla más tarde" - Que se lo digan a Leonardo si hace de observador en una comunión donde hayan algún@s familiares míos invitados! Por supuesto, acto seguido a esta regla, da Vinci inventó el Tupper!

"No ha de morder la fruta de la fuente de frutas y después retornar la fruta mordida a esa misma fuente. Ni hacer lo mismo con cualquier otro alimento que se encuentre en un recipiente común como una fuente o bol" - Tal vez Leonardo ya había inventado El Corte Inglés y su lema "si no queda satisfecho..." y la gente devolvía tal cual la comida! Leo se estaba poniendo realmente duro... no se podía devolver la manzana mordida ni tampoco escupirla en la mesa!

"No ha de escupir frente a ningún comensal, ni tan siquiera apartando su cara a un lado" - Nótese el "ni tan siquiera"... vamos, que lo normal era recibir en plena cara el regalo del comensal rumiante!

"No ha de pellizcar ni golpear a su vecino de mesa" - Entiendo que no se refiere a pellizcos cariñosos. Estoy a la espera sobre si está reglado el acudir a la cena con protector dental a lo boxeador.

"No ha de hacer ruidos de bufidos ni se permite dar codazos" - No especifica si los bufidos son antes o después de recibir la cuenta... lo de los codazos no debe ser considerado golpe, pues si no ya estaría especificado en la regla anterior.

"No ha de poner los ojos en blanco ni poner caras horribles" - Me reitero! Antes o después de recibir la cuenta?

"No ha de poner el dedo en la nariz o en la oreja mientras esté conversando" - Otra que está a la orden del día. De todas maneras, frente a otras normas que están por venir, casi podríamos obviarla.

"No ha de hacer figuras modeladas, ni prender fuegos, ni adiestrarse en hacer nudos en la mesa (a menos que mi señor así lo pida)" - Carezco de estadísticas del tiempo de servicio de las mesas para pensar que alguien que no sea el propio da Vinci se ponga a hacer estatuas entre plato y plato!

"No ha de dejar sueltas sus aves en la mesa. Ni tampoco serpientes ni escarabajos" - El incumplimiento de esta norma puede crear un auténtico buffet libre al estilo Belén Viviente! Hoy en día, a la entrada de muchos establecimientos de restauración encuentras el ganchito para poner la correa del perro... las mascotas de antaño eran mucho más osadas!

"No ha de tocar el laúd o cualquier otro instrumento que pueda ir en perjuicio de su vecino de mesa (a menos que mi señor así se lo requiera)" - Aquí de nuevo entraré en conflicto con el gremio de Bohemios! Y si se les ha ocurrido una melodía que cambiará el curso de la historia de la radio fórmula?

"No ha de cantar, ni hacer discursos, ni vociferar improperios ni tampoco proponer acertijos obscenos si está sentado junto a una dama" - Lo reconozco, yo soy el típico que cuenta chistes en la mesa, pero intento cuidar la temática de los mismos!

"No ha de conspirar en la mesa (a menos que lo haga con mi señor)" - Lo siento Leonardo, pero esta norma si que no se ha impuesto. Es más, la excepción que haces sobre la validez de la conspiración si se hace con el jefe... se suele conspirar, pero contra él!

"No ha de hacer insinuaciones impúdicas a los pajes de mi señor ni juguetear con sus cuerpos" - Esta es como Star Butterfly, o sea, de otra dimensión! El coqueteo sin duda ha sufrido una gran transformación en pocos siglos!

"Tampoco ha de prender fuego a su compañero mientras permanezca en la mesa" - Terrible! Apocalíptico! Una vez fuera de la mesa, puedes hacer una barbacoa de postre usando como brasa a tu compañero, pero nunca antes de retirarse!

"No ha de golpear a los sirvientes (a menos que sea en defensa propia)" - Diré aquello típico de "como está el servicio!"

"Si se encuentra mal y ha de vomitar, entonces debe abandonar la mesa" - Hasta entonces, como lo de devolver la comida mordisqueada, dejar los restos de la que no te guste en el plato del vecino, etc... el regurgitado era opcional.

Hasta aquí las normas principales, las básicas, la que contempla los casos que se daban en el día a día, pero, como proceder ante situaciones excepcionales? Hoy en día... sentar juntos o no en un banquete a miembros de exparejas, el que acuda sin avisar ese familiar insoportable... Retrocedamos de nuevo al siglo 15 (o XV para iniciados)... y si un asesino se sienta a la mesa??? Leo lo tenía todo previsto!

"Si hay un asesinato planeado para la comida, lo más decoroso es que el asesino tome asiento junto a aquél que será el objeto de su arte (y que se sitúe a la izquierda o a la derecha de esta persona dependerá del método del asesino), pues de esta forma no va a interrumpir tanto la conversación si la realización de este hecho se limita a una zona pequeña. Un buen asesino se valora, en gran medida, por su habilidad para realizar su tarea sin que lo advierta ninguno de los comensales y, menos aún, que sean importunados por sus acciones" - Es sin duda un acto de suma cortesía el sentar al asesino junto a su futura víctima. Además se demuestra que se cumple la norma de no conspirar en la mesa, pues el Maître ya conoce sin duda las intenciones del sicario! Les presentaría antes de la comida? Imaginad por un momento la conversación! "te va mal si me siento a este lado? es que prefiero acuchillarte el hígado y con esta mano me cuesta... Ah claro! Faltaría más!".

"Después de que el cadáver (y las manchas de sangre, si las hay) ha sido retirado por los servidores, es costumbre que el asesino también se retire de la mesa, pues su presencia a veces puede perturbar las digestiones de las personas que se encuentren sentadas a su lado, y en este punto un buen anfitrión tendrá siempre un nuevo invitado, quien habrá esperado fuera, dispuesto a sentarse a la mesa en este momento" - Ese es un servicio de primera! Hoy en día no se tiene previsto qué hacer si el restaurante se queda sin Coulant de chocolate y entonces disponían incluso de un servicio de guardacadáveres! Nótese también la indicación acerca de la conveniencia de que el asesino se vaya una vez conseguido su propósito! Aquí da Vinci fue desconsiderado y sólo pensó en la digestión del resto de comensales, pero no en el hambre que se le podía despertar al protagonista de Assasin Creed (videojuego programado por Leonardo da Vinci)! Encima no podía ni llevarse un tupper!

Amigos, en una era digital como en la que vivimos, disfrutamos "desconectando" e intentando retroceder al pasado de vez en cuando... hípsters, vintagers, ferias medievales... porqué no recuperar las costumbres de antaño? No hablo de poner el móvil en modo avión, ni de usar el smartwatch sólo para mirar la hora! Porqué no hacer una cena "como las de antes"? Pensad en ello y que no se os indigeste, que, que yo sepa, el asesino ya se retiró de la mesa.

7 comentarios:

  1. Como siempre... muy grande!! 🙌🏻🙌🏻

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Cristina! Leonardo estaría orgulloso! (?)

      Eliminar
  2. Me encanta lo de "Si hay un asesinato planeado". Es genial el post, lo tendré en cuenta para las cenas familiares jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Republicaré el post antes de las comidas navideñas... triplicará lecturas!

      Eliminar
  3. Este post, Hermano, está destinado a revolucionar las futuras cenas navideñas y de Noche Vieja: imagina, pues eso, que el personal se dedicara a seguirlo a la contra en una especie de happening para subir a Youtube y que todo el mundo decidiera imitarlo después en plan reto del cubo de agua o similar jajjaja
    Tremenda la entrada, me ha encantado, sobre todo la parte del asesinato en la mesa: está claro que Leonardo se adelantó por mucho a su tiempo!!!
    Un abrazo!!! Wassail!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leonardo fijo que se vuelve loco en la era Youtuber! Me lo veo haciendo un V log sobre sus inventos! Lo que debía de ver el hombre para crear semejante tratado!!! Un abrazo!!! Wassail!!!

      Eliminar
    2. Por cierto, ti idea de los videos navideños es tremenda!!!

      Eliminar