Páginas vistas en total

miércoles, 18 de octubre de 2017

COMO CONOCÍ A VUESTRA MADRE... GRACIAS A GLEN BENTON

Como no... un buen día nuestros hijos, ávidos de información, hicieron una de las grandes preguntas... Cómo os conocisteis?

Ahhhhh hijos míos... Os podría haber dado una respuesta sencilla tipo: En una noche de fiesta en Poble Nou"... pero no... no sería la respuesta más adecuada...

Ya lo he dicho varias veces. Me gusta hablar con mis hijos. No veo correcto el soltarles la contestación más fácil y rápida y quitármelos de encima como quien espanta a una mosca. Partamos de la base de que, otra vez, como una mosca, volverán sin importarles el manotazo con la misma pregunta y/o alguna complementaria, pero ese no es el motivo. Me gusta hablar con ellos, y responder a sus dudas. Me hacen sentir alguien importante! Ya llegará la época en la que Papá pase de ser EL QUE LO SABE TODO a EL QUE NO SE ENTERA DE NADA, así que quiero explotar mi faceta enciclopédica mientras esté a tiempo! Además, ya sabéis lo que me gusta contar historias y recrearme en ellas... Cómo no les iba a contar toda la película???


Retrocedemos a 2005. Aquí servidor se hallaba sumergido en las insondables profundidades de la música Metal Extrema. Con mi propio grupo en pleno apogeo, ultimando detalles para entrar en el estudio para grabar, yendo a ni me acuerdo cuantos conciertos semanales... y por si mi trabajo no me quitaba el tiempo suficiente, pasé a colaborar en un programa de Radio Cornellà llamado El Octavo Día, encargándome de crónicas de conciertos y de algunos discos. Dichas colaboraciones se hacían mayoritariamente en formato escrito a través de la web del programa, aunque de vez en cuando había intervención directa tras el micrófono. Aun recuerdo como informé casi en riguroso directo sobre la actuación de Kreator! Justo salía de la sala cuando me sonó el móvil! Era el programa que requería, con el humo de la máquina de hielo seco aun en marcha, un avance de lo que había sido esa noche!

La web del programa también tenía un foro y claro, servidor que tiene los dedos igual de sueltos que la lengua era un participante muy activo. Algunos de los que campábamos por el amalgama de temas clasificados ya nos conocíamos personalmente y como la mayoría éramos del área de Barcelona, se propuso hacer una de esas míticas quedadas para ponernos cara. La zona elegida es un clásico en la noche metálica Barcelonesa: El barrio del Poble Nou, plagado de garitos que comparten arquitectura (pared amarillenta por el humo de los cigarros de cualquier tipo aun no prohibidos en la época), posters de Iron Maiden, mesas perpetuamente húmedas de cerveza...

Poco a poco las entidades metálicas que confirmaron su asistencia fueron personándose a la salida de una boca de Metro. Cuando ya estábamos haciendo un repaso de si estábamos todos para emprender la batalla nocturna, apareció una chica que apurada se presentó como Vanesa. Era de las pocas personas que no conocía. Ya con toda la cuadrilla completa nos dirigimos a uno de los selectos locales de reunión musical...

... y claro... la música alta y la mucha conversación resecaba la garganta! Las cervezas iban cayendo casi tan rápidas como sentencias del tribunal constitucional. Yo iba conversando con l@s conocid@s pero me era imposible socializar con la chica nueva. Se había apostado lejos de mi, justo al lado de Bartolo, un simpático personaje bajito de estatura, con larga melena, enfundado en unas mayas a rayas que bien podían haber sido sustraídas del vestuario de Steve Harris... y el Fernando Esteso del Metal (así lo conocíamos en secreto por cierto aire con el cómico) no paraba de hablar con la última incorporación!

Si... ya lo dije! No soy un Alfa! Ni siquiera un Macho Alfa, que es algo bastante más primario! Pero ehhhhh!!! Yo también quería un trozo del pastel de simpatía que se estaba zampando solito el bueno de Bartolo!!! Mi deseo de darme a conocer y el efecto de las cervezas me dictaron el plan perfecto! Debía quedar como el perfecto metalero extremo! El más malo entre los malotes! La piedra más dura de la cantera!... y el más payaso del circo, sin duda...

Decidí invocar a los poderes del maligno allí mismo! A voz en grito, proclamé mi intención de llevar allí al imbatido Príncipe de las Tinieblas pues, según decía yo mismo, la música que sonaba era muy Trendy! A falta de Sangre Humana disponible (virginal o no) y sin una cabra cercana a la que sacrificar, no tuve otra alternativa que dibujar un pentáculo en la mesa usando las pajitas de un dispensador que había allá mismo! Por supuesto, el momento fue inmortalizado pero no... no compartiré la foto aquí para proteger a los inocentes! Invité a todos a sujetar las cañitas a la par que, poniendo voz de Gollum, invocaba a la oscuridad!

Versión de Pentáculo elaborada sin Cañitas de refresco

Vanesa observaba pálida... no sé si porque la cerveza le estaba afectando de manera diferente que a mi, o porque pensaba "tierra trágame". Dicen que es mejor que hablen mal de uno a que no hablen, así que pensé que iba por el buen camino... Mi malignidad estaba surgiendo efecto (y unas buenas carcajadas entre los ya conocidos), así que decidí dar el paso definitivo e involucrarme al máximo con el Ejercito de las Tinieblas. Glen Benton me inspiró...

Para quien no lo sepa, Benton es el Vocalista/Bajista y líder de la banda de Death Metal norteamericana Deicide. Aparte de por su indudable calidad en cuanto a música contundente se refiere, el Frontman del grupo se hizo muy conocido ya que antes de la grabación de su segundo disco decidió poner al fuego un crucifijo invertido "que cree le regaló un fan", y se lo plantó a lo vivo en la frente. El hecho en si es encomiable y demuestra un acto de valor y resistencia al dolor casi tan alto como de estupidez suprema, más si tenemos en cuente que, como aclaró tiempo después, por muy grande que sea la herida, hay que ir re-aplicando la cruz al rojo vivo periódicamente para que permanezca! Imagino que las primeras veces sería royo "Oh Master Satan take my soul!!!" y pasados unos años de rutina "joooooder... ahora a cepillarme los dientes después del Jack Daniels y a pasarme la crucecita...".

Glen Benton en Plenitud de facultades... mentales no, que quede claro!


Efectivamente! Semejante Metalero me dio la inspiración necesaria para acabar de llamar la atención de Vanesa, para bien o para mal! No tenía ni cruz ni llama potente disponible, pero al igual que el de Florida iba a grabar el símbolo del mal en mi frente! Una vez más, como con el pentáculo, en una exhibición de bricolaje satánico hice uso de lo que tenía a mano. El MacGyver del Averno! Cogí un par de patatas fritas de las que estábamos degustando, las más largas que encontré, les di un baño de kétchup, las coloqué en forma de cruz invertida, las pinché con un tridente nada demoníaco como era el minitenedor de plástico color amarillo servido junto a las patatas y, fingiendo un dolor/placer extremo, me la planté en la sesera! El momento fue memorable y también retratado con cámara digital (si! ya existían!). Miré a Vanesa y estaba aun más aterrada que antes. No pude sostenerle la mirada pues el kétchup empezaba a deslizar y a recordarme que el vinagre que contiene no es compatible con los globos oculares! Una imagen épica!

La noche continuó y, por fin, pude hablar con la chica. La pobre estaba un poco perjudicada y eligió mal día para enmascarar su supuesta timidez con alcohol... no se encontraba bien y yo cambié el tono de klown infernal por otro más serio y sentido para intentar tranquilizarla. Ante sus avisos de mareo le dije que enfocase algún objeto. Busqué rápidamente y encontré otro dispensador de cañitas, igual que el que tanto me había ayudado en el bar anterior, y señalándolo con la mano al estilo karateka le dije "Enfoca!".

Acabamos la noche con los clásicos churros con chocolate ya casi rompiendo el alba. Ahí mi interacción con aquella muchacha llegó al punto culminante! Me dio dinero para que comprase los mencionados churros. Una vez adquiridos fui a entregárselos y le faltó tirármelos a la cara! "qué te voy a haber pedido yo unos churros!!! Con lo mal que me encuentro!!!" Para reponerme del disgusto comencé a ingerirlos junto al resto del grupo cual Orcos hambrientos. Vanesa me pidió si podía pararle un taxi para llevarla a su casa (el taxi sólo, eh? yo no iba incluido). No acepté el ruego sin miedo pues visto lo visto con los churros, me veía yendo yo en un taxi que no necesitaba a una ciudad que desconocía! No fue así, se subió en el auto y antes de cerrar la puerta me miró, sonrió, y con sus increíbles ojos verdes entrecerrados repitió el gesto que le había hecho con la mano indicándole que enfocase. Ahí, en ese momento, si que me tocó alguna fibra desconocida... un tejido que ignoraba que tuviese y que me hizo desear haber sido más alfa, menos payaso, y haber escogido mejor asiento en el primer Bar que visitamos.

Por fortuna volvimos a organizar una quedada un par de meses después, pero esta fue sólo de 4 personas que acabaron en 2. Un año después girábamos la llave del primer lugar en el cual empezamos a vivir juntos.

Y es así, hijos míos, es como conocí a vuestra madre!

Lo mejor de todo es la interpretación que ellos hicieron de toda la historia. Como explico de vez en cuando y sabéis los que me conocéis personalmente, Erik, nuestro hijo mayor, es un amante de los animales, y ahora es él el que me cuenta sin parar las características de cientos de especies, incluidas sus costumbres de cortejo! Tiempo después de haber escuchado mi historia él y su hermana me explicaron, como si yo fuese parte ajena, que en su día su Papá para conquistar a su Mamá decidió decorarse con una cruz de Kétchup la frente y así ser el Macho más atractivo de esa noche y conquistar a la chica! Pasé en un momento de entidad Cómico Satánica a una especie de Ave del Paraíso! jajajaja!

No sé que recordarán de la historia en el futuro. Supongo que como prematuro abuelo cebolleta que soy, se la iré recordando hasta que por vergüenza adolescente no quieran que abra más la boca... me lamentaré entonces, hundido en el sofá, con Vanesa cogiéndome la mano, enfocando una vez más...





6 comentarios:

  1. Ayyyyyyyyyyyyyyyy, a que hemos coincidido por POble NOu???? Ya me veo con mis pintas góticas que llevaba, cruzándome con vosotros...

    Ay qué monos soisssssssssss

    ( Yo también soy muy abuela cebolleta, ajajajaja ).

    Un abrazote!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Verónica, pues bien puede ser! Vanesa también iba muy gótica por aquel entonces! Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Doy fe que todo lo que se cuenta en esta entrada es absolutamente cierto!
    La técnica del enfoque me ha ayudado en múltiples ocasiones.
    Y he decir que me casé con el Ave del Paraiso más true del lugar 😂

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja! Has desvelado la identidad de uno de los inocentes!

    ResponderEliminar
  5. Menudo Glen Benton de pacotilla estabas hecho Hermano jajjaja!!! Deberías haber sacado la suiza y hacerte un Death Silence al estilo de la foto que aparece en el interior del Divine Intervention por lo menos, ya que no te atreviste con la quemadura frontal jajjaja (que por cierto, y los True no nos oigan, hay que estar colgado por mucho que Deicide sean la leche)... La verdad es que me encantaría ver esas fotos que tan taimadamente nos ocultas, tienen que ser muy tremendas!!!
    En fin, si aquello salió bien, como al parecer quedó demostrado, bienvenido fuera y, personalmente, os deseo (una vez más) lo mejor y que vuestros hijos os escuchen y os hagan caso durante muchos años más, que tienen mucho que aprender de vosotros.
    Abrazos!!! Wassail!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermano! jajajaja! Sobre lo que comentas de Slayer, no sé si lo vistes pero cuando ellos sacaron su primer video en directo, Live Intervention, se ve el making off de la foto que comentas... al chaval le hacen la marca con un bisturí y tras las fotos... líquido inflamable y a flambear los cortes para dejar cicatriz permanente! A tanto no llegué y como bien sabes, me quedé en el kétchup! jajaja! Me estás dando una idea para sortear en el primer aniversario del blog... la foto con la club de kétchup de premio! Wassail!

      Eliminar