Páginas vistas en total

miércoles, 11 de octubre de 2017

LAS CLASES DE GUITARRA Y LOS MISTERIOS DE LA CREACIÓN

Para este curso escolar recién empezado decidimos que, sobre el tema extraescolares, íbamos a dar un descanso a nuestros hijos y, todo sea dicho, a nuestro bolsillo. De las muchas y diversas actividades que copaban prácticamente todas las tardes de la semana de nuestros pequeños decidimos dejar solamente una. Una unificación de criterios, de logística y de deseo personal de ambos niños concluyó en que el esfuerzo de los más jóvenes de la familia iba a quedar sobre el tartán de una pista de atletismo un par de días semanales.

No habíamos recurrido a las actividades extraescolares por necesidad horaria sino porque todo lo que hacían les apetecía y gustaba, así que claro... sin hacer una queja oficial si que manifestaron el echar de menos alguna que otra cosa... Helia se olvidó rápido pues la actividad física que le ocupa los martes y los jueves parece haberla satisfecho más de lo esperado, pero Erik si que puso cara de una prematura nostalgia al saber que no haría guitarra en el cole... así que encontramos una solución perfecta! Un nuevo profesor de guitarra y a domicilio! Yo mismo!!!



Respetamos el mismo día de la semana en el cual Erik desgranaba sus ganas sobre las 6 cuerdas de su pequeña guitarra española y las tardes de los miércoles quedaron reservadas para una jam session padre-hijo. Fue la excusa perfecta para reorganizar un poco la habitación donde amplificadores y guitarras comparten espacio con juguetes, juguetes, y algunos juguetes!!! Bueno... lo de compartir es un eufemismo! Tras diversas expediciones arqueológicas logramos despejar el campo de trabajo (mérito máximo de mi mujer).

Como tantas y tantas veces he dicho, poseo una habilidad con la guitarra que está en la línea con el resto de facetas de mi vida, o sea, discretita, pero un subidón de adrenalina y autoestima me arrolló cuando pensamos en llevar a cabo tal didáctica misión. Además de desentumecer las articulaciones de los dedos podría poner en práctica parte de las habilidades docentes que ya tenía y que, estas si, potencié durante meses de estudio. No me planteé un método específico ni un plan de estudio con fechas y objetivos concretos... miento! Uno si, y fundamental: Hacer que mi hijo disfrutase. Que nadie confunda el disfrute con la anarquía musical! Tengo el firme convencimiento que para disfrutar al máximo de algo hay que pasar por ciertas fases "aburridas", pero que tras atravesar caminando durante horas y horas y jornada tras jornada caminos aparentemente desiertos y polvorientos podemos llegar a bonitos páramos en los que gozar realmente. Prefiero llegar a un recodo sencillo y discreto de una montaña cercana pero haciéndolo por mis propios pies que no que un avión me plante en un mega resort de lujo en un destino turístico... esto... yo estaba hablando de guitarras, no?

Empezamos con cosas muy básicas que curiosamente no habían tocado en todo un año de clases extraescolares. Pilares tan fundamentales como el control de los tiempos y la interiorización de los mismos. Fuimos descubriéndolos con pequeños juegos en los que Erik repetía mi ejecución con la eléctrica siempre guiado por un metrónomo, y complicando poco a poco el asunto. Solos los 3, mi hijo, el tiempo, y yo, sin acordes, ni notas, rasgueos de cuerdas al aire y arreando! No deja de sorprenderme la habilidad de los niños de adquirir destrezas de una manera tan rápida. En el caso de él, pasó de no saber ni de lo que le estaba hablando con lo de notas negras e intentar acertar cuando tenía que hacer sonar su guitarra a hacerlo con bastante solvencia introduciendo blancas y silencios en la siguiente jornada...

... eso si... su pequeño cuerpo a veces pide un descanso y es entonces cuando aprovecho para dejar una pausa para sus pequeñas manos, mi pie pisa el botón de cambio de canal y abro la puerta al paraíso de la distorsión, edén en el cual camino durante unos minutos de volver a la clase. Erik mira asombrado mientras finge tocar él lo que sale violentamente del 4x12... la mayoría de veces no toco temas propios pero no fue así el miércoles pasado, cuando como por inercia empecé con los palm mutes que abren A Whisper in the Storm, la canción que dio título al disco que jamás llegó a venderse, el tema que cuya grabación, primero en forma de maqueta casera en un Tascam 4 pistas, dio vida al que fue mi grupo.

La última interpretación de esa canción me recordó un pensamiento que de vez en cuando venía a mi cabeza, sobretodo cuando estaba totalmente inmerso en el mundo de la música... Existe realmente una canción original? Atención! No digo Original como sinónimo de sorprendente... me refiero a... hay canciones que salgan de la nada? Un momento!!! Calma!!! No estoy diciendo que todos los temas sean un plagio! Vamos a intentar desgranarlo...

... Como tantas veces, me gusta ponerme como ejemplo. Cuando empecé a tocar no era ajeno al gran misterio de todo intérprete nobel... cómo se hace una canción? Todos empezamos tocando las partes más sencillas de nuestros temas favoritos... diría más! Tocamos las partes más sencillas que cualquier tema que seamos capaces de imitar y entonces los convertimos en nuestros favoritos! pero... como se hace? De donde sale la inspiración? Como se le ocurre a alguien una melodía, un ritmo... una puñetera canción?

Lo repetiré siempre... yo no soy músico! Yo juego a tocar. Ya me gustaría contemplar una partitura y leer como si fuese un libro infantil con letra mayúscula y sin tener que pensarlo, así, al momento! Ya ni te hablo de teorías armónicas, fórmulas casi alquimistas para obtener tal o cual sensación según la nota aplicada a la tónica... Yo no soy músico (otra vez)! Pero eso no quita que haya desarrollado mi propia teoría acerca de la creación musical y que, curiosamente, coincide con la de algunos conocidos, incluso con la de algunos músicos de verdad! La teoría de la Canción Única!

Al igual que El Señor Oscuro forjó el Anillo Único, algún Oscuro Músico compuso la Canción Única

Esa teoría bien podría haber sido forjada por Sauron a la par que el anillo único. Explicada tal cual y un poco en forma de cuento muy resumido consiste en que alguna vez, hace mucho pero que mucho tiempo, antes incluso de que Leonardo da Vinci inventase todo lo que existe, un ser creó una canción de la nada, así, de sopetón! Un huevo sin gallina! A sus congéneres les gustó aquello que ese hombre había inventado! Fue el primer gran hit! La primera canción que sonaba en todas las bodas, las despedidas de soltero Cromañónicas, la canción del deshielo! A la gente no se le iba esa cosa de la cabeza. Algunos aprendieron a reproducirla y esa música sonaba por doquier. Un día, uno de esos nuevos intérpretes se equivocó... toco mal una parte de la misma pero... no sonó mal del todo! Incorporó el error a su ejecución y provocó alguno más a posta y alguien que lo escuchó le dijo: Eh!!! Ésta es nueva!!! Luego otro aficionado, que no se equivocaba tanto, repasando mentalmente el segundo tema creado hizo una pequeña variación y oh milagro! se le ocurrió otra cosa que continuaba al error! No era 100% original pues tenía reminiscencias claras a lo que iba sonando en su cabeza, pero complementaba y extendía a lo ya existente! Ese "accidente musical" fue propagándose como
centurias más tarde lo hizo la peste bubónica, y ya habían miles de canciones sonando por el mundo, pero todas, todas, estaban emparentadas con la Canción Única. Y así, vivieron en giras interminables y comieron caviar servido sobre pechos descubiertos de grupies para siempre!

Aquí la teoría desarrollada en forma de resumen de un cuento. Lamentable, si! Ahora lo explico con palabras y de nuevo con un ejemplo. A veces mi mujer me pregunta: Pero como se te ocurren tantas músicas distintas? Yo siempre le contesto lo mismo, y no es que quiera guardarme ningún secreto: Decido una canción, un fragmento, un riff... pienso en él y lo voy tarareando sin parar, y poco a poco, se va transformando, se me ocurre como alargarlo, como continuarlo... y de repente descubro que tengo algo que parece nuevo, pero que no lo es. Aun recuerdo como un día, hace muchísimo tiempo y tras tocar cientos de veces Conflicting the Viscera (aupa) me di cuenta de que el riff principal era inconsciente e involuntariamente familiar con el de Skeletons of Society de Slayer. Si! A veces ese proceso creativo se hace con temas propios y otras con ajenos! Son plagios involuntarios y tal vez, si el autor "original" escuchase la nueva versión jamás diría que se le parecía!

No tengo que irme muy lejos... Hablando de temas propios... El riff inicial de Carbonized, la canción que abría nuestro disco, era una evolución mental del que iniciaba Painful Smile, el que fue el primer tema de Death Silence, mi grupo, cuando no era más que un proyecto en solitario, y ese, el de Painful Smile surgió de un error en un intento de tocar el de The Millenium King de los Black metaleros Old Man's Child, que a su vez vete a saber de donde lo procesaron. Y otra anécdota! Un día mi mujer se dio cuenta de que una parte de un tema de los franceses Kronos se parecía a ese riff de Painful Smile!!! Un grupo de otro país y que compuso su canción años después de la mía! Plagio? Noooo!!!! Pero posiblemente ellos escucharon The Millenium King, o la que inspiró a ésta! Mejor que deje de hacer conexiones atómicas porque esto va a explotar!

Por supuesto hay veces en la que esa evolución musical se sale del camino correcto... o no llega a madurar lo suficiente y entonces se produce el plagio involuntario... por no hablar de copias burdas y descaradas, pero no son lo que nos ocupa hoy. Como ejemplo más bestia una canción que aparece en muchas listas como LA MEJOR DE LA HISTORIA... mucha aseveración es. El caso es que Stairway to Heaven de Led Zeppelin tiene un inicio muy similar a Spirit de Taurus, compuesta 2 años antes... Los Zeppelin tocaron con ellos en su primera gira americana. Ambos cortes tienen duraciones abismalmente distintas, una tiene letra, la otra es instrumental, pero ahí queda eso...

Habrá quien tire por el suelo mi teoría y diga que ellos alcanzan el Nirvana y se les revela una melodía, que hacen algoritmos con una escala escogida al azar tirando un dado de 20 caras, que improvisan tocando diferentes modos sobre escalas exóticas... Eso me recuerda que ya hablaré sobre otras teorías como la del Alma de las Canciones, o los temas que son como hijos y los que no... yo de momento... me voy a tocar, a ver qué plagio!

No hay comentarios:

Publicar un comentario