Páginas vistas en total

miércoles, 29 de noviembre de 2017

SI TE SIRVE DE CONSUELO... NO PIENSO HACER MI TRABAJO!

Como bien sabéis, la edad no me convierte en más sabio sino en más pesado, y no me refiero a la báscula! El abuelo cebolleta que todos llevamos dentro clama por salir de mi interior y lo quiere hacer a más velocidad que la que llevaba en las carreras! Pero hace exactamente 2 días quedé tan indignado con una atención, o mejor dicho, mala atención de una persona que se supone trabaja para ayudar e informarme que me dispongo a retroceder no años sino 48 horas para compartir mi bilis burbujeante con vosotros.



En las profesiones hay muchos tópicos, buenos y malos. Hablando de los negativos pocas familias profesionales se libran del cuñaismo: Los del Almacén están ahí porque no sirven para nada más, los Transportistas se pasan el día comiendo en bares de dudosa reputación y aparcando mal para joderme, los Futbolistas ganan miles de millones al año por entrenar 1 hora al día dando patadas a una pelota y las otras 23 estar de fiesta, los de la tele y la radio ganan también una barbaridad y trabajan lo que dura el programa, los Profesores tienen 3 meses de vacaciones 48 pagas y encima tengo yo que educar a mi hijo... Ninguna calificación profesional amparada o no por el INCUAL queda salvaguardada del auténtico deporte nacional, pero hay una que se lleva la palma: El Funcionario.

Si! Ya he mencionado a los Profesores y, aunque no haya especificado si me refería al sector público o privado, una parte del funcionariado ejerce la docencia, al igual que los hay en los cuerpos de seguridad, etc... pero decidme la verdad... En qué pensamos cuando la palabra FUNCIONARIO es pronunciada? En una persona postrada cómodamente tras un mostrador, rodeada de papeles, con cara de pocos amigos (al menos sobre este mundo), que se dedica a despachar que no a atender a gente que forma colas kilométricas y que, justo cuando le toca a un servidor ser atendido, se levanta de la mesa y se va a hacer el tercer desayuno, cosa que averiguamos porque se lo comenta a su compañero/a de la mesa de al lado, no porque tenga la gentileza de darnos explicación alguna. Esa persona además tiene más pagas extras que días el año y tiene una clausula en su contrato que especifica que no puede ser despedida ni por cometer un infanticidio en horas de servicio, y esto lo sabemos porque tenemos a un amigo que conoce a uno de esos seres y que se lo explicó en una misa negra.


Imagen clásica de la idea que se tiene de un Funcionario... Por desgracia en el Post de hoy demostramos que siguen existiendo algunos que dan mal nombre a sus compañeros...



Venga, no me digáis que he exagerado con las descripciones de los tópicos sobre el funcionariado y otras profesiones! Yo llevo un abuelo cebolleta en el interior, pero TODOS poseemos un cuñao dentro que nos hace pensar en que nosotros desarrollaríamos mejor cualquier tarea y que todo el mundo está rodeado de privilegios que a nosotros nos han sido negados! No nos paramos a pensar en las horas que un Profesor emplea en su casa para preparar temarios, corregir exámenes... ni en el trabajo que hace un locutor con el micro cerrado, ni en los mil detalles que ha de tener en cuenta un Mozo de Almacén... Y de los futbolistas... recordad que su sueldo se debe en gran parte a nosotros, que nos enorgullecemos de seguir a nuestro equipo cueste lo que cueste y no dudamos en suscribirnos a cualquier plataforma de pago para verles, o si no, que narices, en el Bar con la cervecita delante...

...pero está claro... hay personajes que cumplen el tópico y hacen un flaco favor a sus colegas de profesión. Fue con una Funcionaria con quien topé el otro día y gracias a ella tengo hoy tema fresco para escribir.

Como algun@s sabréis, en la familia tenemos "la suerte" de frecuentar la oficina del SOC (Servei Català de Colocació... o lo que antes era el INEM). Mi mujer por su profesión se ve abocada a pasar por sus dependencias una vez al año y yo, que trabajé sin interrupción desde los 17 hasta los 43 años, fui arrojado al inframundo de la prestación por desempleo hace casi 2 vueltas al Sol. Recuerdo que cuando me disponía a tramitar dicha prestación, mi mujer me advirtió que era posible que fuese atendido por un auténtico FUNCIONARIO que deambulaba por la planta subterránea de la oficina del pueblo... Me lo describió como una especie de Orco que no tenía ni el privilegio de servir en el último piso de Barad-Dûr, la Torre Negra de Sauron, y fue destinado a los sótanos... Por lo que me contó, cuando ella tramitó su prestación hace años, la gente miraba temerosa la pantalla en la cual aparece el número agraciado que será atendido a continuación, pero no lo hacían con la ilusión de escuchar a esos dígitos con las azucaradas voces de los Niños de San Ildefonso, sino con el miedo a que sus dígitos de tanda fuesen asociados a la mesa del Orco. Mi Esposa fue la agraciada. No entraré en detalles pero vale la pena mencionar que el gran trabajador asalariado del Estado, ante una pregunta de mi mujer sobre si podía aplicar una retención mayor que la inexistente a la prestación le contestó un "Señora, esto no es un menú a la carta... es algo muy serio"... Vaya! Era ella la que se había quedado en paro con nuestra segunda hija recién nacida! Gracias por recordárselo, aborto de Uruk-Hai!

El Funcionario que atendió a mi mujer (en el centro) en una fiesta junto a Compañeros de "promoción"

Yo no tuve la fortuna de ser atendido por ese ser hace 20 meses, sino por una mujer encantadora que me ahorró trámites, me explicó todo con una claridad exquisita y que incluso me hizo un poco de psicóloga! En el mismo local trabaja también un vecino nuestro, otra gran persona y que en alguna ocasión nos ha ayudado haciendo más llevaderos esos trámites que a nadie creo que le guste tener que realizar. Tenía la esperanza de que el tópico sobre los funcionarios iba a ser desterrado de ésta, la tierra Mediocre. Pero si incluso la persona que había en el mostrador de información, un agente de seguridad (Cuñao: Los seguratas si que viven bien... te arrean si les apetece y cuando hay un marrón de verdad llaman a la poli y ellos se encierran en una garita) que atendía amablemente y sin dejar que se acumulase una cola de más de media persona!...

... Ignoro que le pasó a ese Agente de Seguridad... Dice la leyenda que le dio los buenos días al Orco-Funcionario del sótano y no se le volvió a ver... El caso es que desde hace unos pocos meses una mujer ya entrada en años ocupa ese lugar informativo. No os voy a revelar nada. Básicamente uno no puede llegar allí y sentarse. Existe una especie de filtro y la persona de información pregunta por el asunto que ha llevado allí a quien sea y le da un número con una letra según el tipo de consulta o gestión a efectuar. El desaparecido Agente de Seguridad lo hacía con presteza y amabilidad, pero acompañando a mi mujer en su afortunadamente corta visita a las estancias del SOC de este año, tuve la oportunidad de comprobar la "habilidad" de la nueva inquilina de la silla del primer mostrador. Cabe destacar que para Vanesa tuvo que realizar la misma gestión 2 veces en 1 mes... En la primera, la "atendedora" tras discutir con ella sobre si era posible hacer esa gestión sin cita previa (reactivar la demanda de ocupación tras un curso) le expidió un papelito para que fuese un Trabajador de verdad quien lo hiciese... En la Segunda, poniendo un tonito de "eres tonta, chica" le dijo a mi mujer "Pero si eso lo puedo hacer yo aquí desde el mostrador!". La misma persona!

Estaba claro, aquella mujer estaba afectada por el S.P.E. (Síndrome del Presidente de Escalera). Ya hablé de esa enfermedad! Suele afectar a personas a quien la palabra Mediocre les queda grande y que se crecen en altanería cuando se les asigna una función de responsabilidad, tomando una actitud semejante a que se les hubiese dado una Cartera Ministerial. Inmediatamente se creen poseedores de una especie de Inmunidad Diplomática para hacer lo que les venga en gana, chillar (que no mandar), y sacar a relucir sus galones de papel pintados a rotulador a la primera de cambio.

Desde hace unas semanas estoy asentando las bases para desarrollar la profesión para la que me he preparado durante mis meses como desempleado, y he de compartir alegremente con vosotros el hecho de que ya tengo fecha para salir del paro y además con una profesión que me gusta de verdad. Hace un par de semanas un comentario en uno de los lugares en los cuales trabajaré hicieron disparar las alarmas de mi mente, dispositivos de seguridad tan precisos que más bien son "dispositivos de inseguridad". Se me pidió una documentación para tramitar mi contratación para, al cabo de unos 10 segundos, decirme que no, que no hacía falta gracias a la titulación que obtuve recientemente... pero eso... mis dispositivos de inseguridad me hicieron pensar "y si al final si que me hacen falta?"...

... que qué era lo que me habían pedido para luego decirme que no eran necesarios?. Unos contratos de trabajo antiguos... Bueno, decir antiguos es poco. Encontrar contratos antiguos es cuestión de archivo. Dar con los que se me pedían es competencia de Arqueólogos! Se trataba ni más ni menos que de mis primeros contratos laborales, expedidos entre el año 1990 y el 1995. Como quería quedarme tranquilo y, porque no, poder contrastar mi experiencia real y Curricular con la etiqueta de Anís del Mono correspondiente, busqué en los archivos domésticos... Nada! Incluso vi que me faltaban algunos otros! En una visita a casa de mi madre, casi de casualidad encontré un portafolios con cientos de hojas! Si!!! Contratos viejos, renovaciones, finiquitos, nóminas, cartas de aviso a renuncias laborales, notificaciones de hacienda... Todo! Todo!!!??? No... todo, menos los que en realidad buscaba, lo más ancestrales...

... Me sorprendió encontrar que guardase al detalle tanto documento, y con más motivo me alarmó que precisamente no fuese capaz de localizar aquellos! Yo que guardo la primera piedra que me tiraron a la cabeza por aquello del sentimentalismo, yo, que recuerdo el importe exacto de mi primer sueldo, lo que compré con él y donde... no tengo esos contratos??? Una cosa estaba clara... En 27 años muchas cosas pueden haber pasado y que escapan a mi memoria y/o a mi entendimiento. Tal vez se tiraron a la basura confundiéndolos con otra cosa, tal vez están medidos mezclados con vete a saber tú qué apuntes de cuando estudiaba F.P (si! también los tengo!), tal vez los tengo delante de mis narices y no los veo!...

... Pero luego caí... Estamos en la época digital! Hoy en día TODO está al alcance de la mano! Pero si ya no hay casi ni que visitar las oficinas de nada pues todos los trámites están informatizados! Antes si querías conseguir la vida laboral debías pedir instancia con el Chambelán de la Corte de la Seguridad Social y ahora la descargas en PDF con el móvil! Aquello estaba resuelto, seguro!

Busqué información y ya me di con algunas respuestas inútiles. Sabéis cuando buscáis ayuda sobre como hacer X con el ordenador porque sigues las instrucciones y no funciona, pides información en un foro de "expertos" y llega el listo que te hace un corta y pega de las mismas instrucciones que has especificado NO SIRVEN? Pues vi que ya había gente que se había visto con el mismo problema con contratos antiguos y a la que algún iluminado le había contestado: Lo mejor es que tengas copia del contrato. Gracias hombre! La próxima vez que tenga gastroenteritis no iré al médico, pues lo mejor es no tenerla! Pero entre alguna respuesta absurda encontré que en la web del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) había una herramienta para obtener información de contratos antiguos! Bien!!! La era digital me había salvado!!!... al menos durante el minuto que tardé en entrar en dicha herramienta y descubrir que están disponibles los contratos efectuados a partir del 1 de enero del 1997... Si! Ya sé que no es precisamente ayer y que ya llovió el diluvio universal desde entonces, pero es que los que yo necesitaba son anteriores al nacimiento de Noé!

Me vi abocado a hacer lo que quería evitar... Llamar por teléfono al SEPE y exponer mi caso... y quería evitarlo por esa estúpida sensación de ridículo y vergüenza a que me dijeran "pero hombre!!! Como no tiene usted la copia!!! Pero si eso es más sagrado que el guion original de la primera edición de Gran Hermano!!! Bueno... qué pasa!!!??? Yo a veces pierdo cosas! Así que marqué el obsoleto 901 y tras 5 minutos de espera escuchando una locución que me indicaba que mi tiempo de atención estimado era de 3 minutos, de 6 minutos, de 3 minutos, de 6 minutos, de 3 minutos, y de 6 minutos (pues así narraba la voz en bucle) una voz humana se escuchó al otro lado del desaparecido hilo telefónico. Como siempre hago, para evitar que me den soluciones que ya he probado, procedí a dar una explicación detallada a la par que breve (tratándose de mi) de lo que ya había intentado para encontrar esos contratos: Buscarlos físicamente y buscar en la web del SEPE. La chica que me atendió procedió a decirme que porqué no buscaba en la web del SEPE pues había una herramienta que... No! Empezábamos mal! Había desconectado la llamada esperando que acabase de hablar para hacerlo ella? Le repetí que no me servía pues sólo era válida para los contratos efectuados a partir de 1997, a lo que ella contestó "entonces no le servirá, pues la herramienta sólo es válida para contratos emitidos a partir de 1997". Pensé que estaba hablando con una especie de magnetófono con cambio de voz incorporado que se limitaba a repetir mis palabras. Por supuesto me preguntó si no tenía copia de los contratos. Pensé en contestarle: "Claro, pero me sobraba tiempo así que pensé en hablar con usted, y como me revienta la cartera, creí oportuno buscar un 901 al que llamar hoy en día en el que todo cae bajo el amparo de la tarifa plana!". Estuve ágil de mente y comprendí que si no era capaz de escuchar mis preguntas, menos lo sería de comprender la ironía. Finalmente me dijo que me dirigiese a mi oficina del SOC y que allí podrían ayudarme. Dándole las gracias por nada, imprimí mi vida laboral, marqué con un fluorescente los contratos a solicitar, y me dirigí al feudo del Funcionario Orco y de la Funcionaria Atendedora.

Mi esperanza de que el Agente de Seguridad hubiese, cual DiCaprio en El Renacido, sobrevivido al ataque el Funcionario Orco y arrastrándose durante kilómetros y superando mil penurias estuviese sentado tras su mesa se desvaneció en cuanto entré y vi allí, con su cara de haber comido una bolsa de almendras amargas, a la Funcionaria Atendedora. No quería dar muchas explicaciones! Deseaba que me expidiese mi papelito de tanda lo más rápido posible. Incluso mi vecino acababa de quedar disponible en su mesa y él a bien seguro me ayudaría. Así que ante su pregunta de "Qué quiere?" (yo pensaba que era más correcto el "en qué puedo ayudarle?" le contesté que necesitaba consultar sobre unos contratos. Las puntas de mis pies ya se dirigían al interior de la sala, allá donde las personas encontraban respuestas, y mis oídos esperaban el leve zumbido de la impresora térmica creando mi número de tanda cuando fue ella la que rompió el silencio:

F.A. (Funcionaria Atendedora): Qué contratos?
M.A. (Mente de Alberto): A ti que coño te importa?
A (Alberto): Unos contratos antiguos.
F.A.: Cómo que antiguos?
M.A.: Tan viejos como tú, pelleja.
A: Si, mis primeros contratos. Los he extraviado y los necesito.
F.A.: De qué año son?
M.A.: Dame el puto número ya!
A: Entre 1990 y 1995.
F.A.: Ui... uffff... eso es muy viejo... esos contratos (piensa...) esos contratos ya no existen.
M.A.: Ah... mi vida laboral ha prescrito!
A: Bueno... Que no me los puedan encontrar es una cosa y que no existan es otra, y es lo que quiero consultar ahí dentro.
F.A.: Y para qué los necesita?
M.A.: Lo pensé antes y lo pienso ahora. A ti qué coño te importa?
A: Porque me los piden en una oferta de empleo (no es así, pero son míos y los quiero).
F.A.: De qué es la oferta?

INCISO: Se supone que esa persona que me atendía en función a mi solicitud me envía a uno u otro técnico... y además agiliza al máximo la cola inexistente... hasta entonces, pues ya tenía 1 persona detrás... pero tuvo el impulso de usurpar funciones a sus compañeros...

M.A.: Idiota, no ves que se está haciendo hasta cola?
A: Para trabajar de Formador. Quiero acreditar mi experiencia docente.
F.A.: Ah claro... Pues tiene que buscar las copias de los contratos. No las tiene?
M.A.: Joder! Es la misma que me atendió antes por teléfono???
A: No, claro que no las tengo. Por eso vengo.
F.A.: Ui... pues eso es muy difícil... llame al SEPE.
M.A.: Mejor no digo nada
A: Ya he llamado y me han dicho que aquí me ayudarán.
F.A.: Ui... es que esos contratos (vuelve a pensar... 2 veces el mismo día!!!) todo eso se llevó a Madrid y allí se destruyó.
M.A.: Qué cojones me estás contando? Se alquilaron unos Trailers, alguien se dedicó a cargar papeles en unos camiones, estos fueron hasta Madrid, alguien se dedicó a descargar dichos camiones, los rociaron con gasolina y les pegaron fuego mientras bailaban la danza de la lluvia?
A: Eso está destruido en serio? Entiendo que me digan que va a ser difícil localizarlos. Yo cuando me casé me pidieron mi partida de nacimiento, y como no la localicé, me la buscaron a mano y fíjese, es incluso anterior a esos contratos que busco, y mire por donde, la encontraron en unos quince minutos.
F.A: Si si... hubo que destruirlos porque es que claro... se empezaron a hacer millones de contratos y no cabían...
M.A.: Claro... el famoso boom de millones de contratos del 97.
A: Pero entonces no hay manera de encontrarlos?
F.A.: No no... imposible... Es que... del 90 dice que es el primero? Imagínese cuantos años pueden haber pasado desde entonces!
M.A.: 2017 menos 1990 = 27. No hay que imaginar nada, imbécil! Hay que restar!
A: 27 años, puedo imaginármelos. Yo estaba allí.

INCISO 2: La cola era ya de 4 personas. Mi vecino al verla, salió él a preguntar a la gente EN QUÉ PUEDE AYUDARLES y estirándose como pudo entre F.A., M.A. y A. sacó los numeritos que a mí se me estaban negando! Era cómico! La de Primera atención haciendo las funciones de Técnica del SOC y el técnico del SOC haciendo funciones de Primera Atención ya que la responsable de Primera Atención estaba usurpando las funciones del Técnico del SOC mientras M.A. y A. estaban pensando en usurpar la vida de la responsable de Primera Atención Usurpadora! Aquello era el Camarote de los Hermanos Marx!

F.A.: Pues eso... como se han hecho tantos millones de contratos desde entones y no se podían guardar todos, se destruyeron.
M.A: Joder... podrían llevarla como propaganda electoral! Es una imagen casi Hitleriana! Gente levantando la mano en el Miting del Reich mientras se queman contratos a la par que el Führer grita enfadado CRRRREAMOS TANTOS CONTRRRRATOOOSSSS Y PUESTOS DE TRRRRABAJO QUE HAY QUE QUEMARRRRLOS.... YAAAAAA!!!! y la Funcionaria esta haciendo que si que si con la cabeza.
A.: Pues mala suerte para mi (digo mientras me voy para hacia la puerta sin decir ni adiós, ni gracias, ni su puta madre).

Podéis pensar en que mi enfado es debido no a que no encontré respuesta, si no a que NO ENCONTRÉ LA RESPUESTA QUE QUERÍA. No es así, amiguitos! Una cosa es que lo que se me explique sea o no de mi agrado, pero si la argumentación que se me da es lógica, la asumo! Lo que no tolero es que se me trate como a un tonto dando explicaciones adornadas de camiones, destrucciones, y gente pisoteándose para registrar millones de contratos. Además, si esas explicaciones vienen dadas por alguien que no debe darlas, menos credibilidad aun! Hace unos pocos meses me enteré que por nivel de estudios me correspondía el nivel X en un idioma, cuando yo creí que no. No sabéis lo que tuve que llegar a batallar ya que también entonces topé con algunos FUNCIONARIOS que no tenían ganas de poner mi nombre en una plantilla, y también en esos días de Junio tuve que escuchar argumentos inventados de porqué no me correspondía ese titulito!... Argumentos tan válidos que tengo el diploma en cuestión aquí a mi diestra!

Por fortuna, y como os dije, no necesito esos contratos para el trabajo que he encontrado, pero imaginad que si, que es imperativo! Bien, es cierto que si los hubiese encontrado no tendría ese problema y que si hubiese sido tan ordenado como vosotros, no estaría escribiendo este post, pero volvamos al tema... Pensad en que en una potencial contratación el hilo que separa el pasar del paro a trabajar y además en algo que me realiza plenamente es el mismo que mueve a la voluntad de una Funcionaria del SOC para que esta decida darme un numerito a fin que un Técnico me atienda y me ayude. Tal vez ese técnico confirme que esos contratos ya no existen, e incluso tenga fotos de la destrucción de los mismos! Pero me habría atendido alguien cualificado para ello, no "la de la puerta" con todos los respetos para los que dan una primera atención y lo hacen como debe ser. Imaginad de nuevo la paradoja! Seguiría desempleado porque una trabajadora del SOC no ha querido hacer su trabajo... dar a un botoncito, e imprimir un número... Menos mal que mi suerte, esta vez, depende de mi valía, de mi esfuerzo, y no de la (mala) voluntad de una persona a la que, repito, la palabra MEDIOCRE le queda grande.

2 comentarios:

  1. Bueno, Hermano, creo que te has superado a ti mismo con esta entrada... Sencillamente genial!!! Tanto por lo que denuncias y reivindicas como por lo ingenioso de la argumentación y la divertida exposición: me reído y cabreado (identificándome en más de una ocasión con este trago tuyo) a partes iguales. Lo de la Tierra Mediocre, permíteme que me lo apunte (dándote crédito, por supuesto) para uso personal, y la conversación a tres bandas, bueno, me ha parecido espectacular!!!
    Algún día te contaré un 'trámite' que tuve con Hacienda que duró años, pero al menos, mi perseverancia y mi confianza en que mi postura era la correcta, me permitieron ganar el caso y unas pesetillas en concepto de indemnización...
    Lo dicho, felicidades una vez más por otra gran entrada!!! Abrazos!!! Wassail!!!

    ResponderEliminar
  2. Alex, como siempre me siento muy halagado por tus comentarios! Ya sabes que en los procesos creativos la inspiración suele verse beneficiada! jajaja! Una semana después tuve que volver a las mismas oficinas y fui atendido por un total de 4 funcionarios distintos, en las 4 ocasiones de manera más que correcta, por no decir exquisita, y no sólo me ayudaron en mi problema sino que sin pedirlo me dieron indicaciones para solucionar otro tema! Qué hubiese pasado si, de nuevo en la puerta, hubiese estado la misma? Ya me contarás ese trámite! Está claro que la perseverancia tiene su premio, pero mira que lo ponen difícil! Un abrazo! Wassail!!!

    ResponderEliminar