Páginas vistas en total

miércoles, 24 de enero de 2018

PRECAUCIÓN CON EL AMIGO CONDUCTOR...

Ya dediqué alguna entrada dirigida a los conductores... Bueno... ahora que lo pienso... sería más bien a los "aparcadores" ya que la prosa que con la cual les obsequié cantaba las bondades de su habilidad y don de la oportunidad a la hora de estacionar su, en muchas ocasiones lujoso vehículo.

Esta mañana nos dirigimos al colegio de los niños montados en nuestro viejo pero funcional C3. En el último cruce, con STOP que me daba prioridad, una señora con un cabello que hacía a la par las funciones de cubresesera vacía y de contenedor de laca, decidió que ella tenía la prioridad porque... pues porque si... porque iba recta y como iba a frenar! Bueno... eso lo supongo porque no tuve la suerte de pararme a intercambiar lo que sin duda hubiese sido unas amistosas palabras. Le dediqué un sonoro bocinazo durante el cual veía a la afable mujer protestando mientras saltaba su STOP jocosamente. Hice la nada recomendable maniobra de engancharme a su coche pero en el acto recordé que llevaba un pasaje que no sumaba 12 años, así que dejé mis aspiraciones a doble de Mad Max para otro día. La individua, que había cambiado su status de Señora mayor por el de Vieja pelleja en un momento, aun tenía humor de burlarse y sacaba la mano por la ventanilla haciendo la señal de la paz o de la victoria, según se mire. Victoriosa Paz le hubiese dado de ir solo... Por favor, no lo escuchéis! Que ya se sabe, es gente mayor y tienen derecho a hacer lo que les plazca!


Una vez aparqué, Erik exteriorizó su sorpresa por el hecho de que la tiparraca aun hiciese ostentación de su error. Justo en ese momento, escuchando a mi hijo mientras estacionaba, caí en la cuenta de que esa mujer no me era desconocida, ni su coche tampoco! Unas semanas atrás, también haciendo uso del vehículo de los 2 chevrones y mientras procedía a ponerme el cinturón de seguridad tras haber dejado a los pequeños en el centro escolar, noté un golpe. El coche de adelante había decidido usar un sistema alternativo de asistencia al aparcamiento golpeando al mío. Me percaté de que no aparcaba, sino que se incorporaba al tránsito, salí del coche a pedir explicaciones y, adivinad quien era la conductora, se largó del lugar sin inmutarse! A ver, ya sé que mucha gente piensa que aparcar o desaparcar así, al toque es lícito pues para eso ponen parachoques, verdad? No es que sean torpes! Es que sacan el máximo partido a los componentes de su vehículo!

En ocasiones me discuto con mi mujer mientras conduzco y me quejo de tal o cual conductor, ya que ella me recuerda que vete a saber qué le habrá provocado la distracción, que hay que ser empático, comprensivo, etc... Es cierto, en parte al menos! En ocasiones el otro conductor muestra rostro apesadumbrado o pide perdón sentidamente. Claro que yo he tenido descuidos y esos los entiendo! Puedo comprender incluso la reacción que tienen muchos de ofenderse y enfadarse cuando se les recrimina una actitud a veces descuidada y a veces peligrosa, pues es una forma de no saber gestionar la vergüenza de saberse hacedor de un acto no adecuado y consecuencia también de cobardía, pues es mucho más fácil poner excusas ante un error que afrontarlo con valor y reconocerlo si cabe...

Conductor ofendido al ver a otro vehículo detenerse en un semáforo... Él tenía prisa!!! (Fuente Imagen KTK985.COM)

... pero como la entrañable conductora veterana de esta mañana, algunos suelen ser reincidentes! No se saltan un STOP sino que está mal puesto. No le dan un golpe a un coche sino que el otro no debía estar ahí! No se saltan un paso de peatones sino que "no te había visto"... Eso último me hace mucha gracia... no te ven, pero te van pidiendo un falso perdón con la mano mientras pasan ante tus narices elevando la suya cuyos mocos no se suenan si no que se comercializan como juguete de moda!

No soy un quejica porque si. Me han atropellado 2 veces! Si, y sin consecuencias por suerte... Al final me voy a creer una suerte de Bruce Willis en El Protegido y pensaré que soy inmune a los coches. En ambos me salvé de un mal seguro de la misma manera. No me preguntéis como pero en lugar de acelerar el paso, saltar, petrificarme... me lancé contra sendos coches, apoyándome con las manos en el capó y manteniendo el equilibrio cual break dancer en una batalla de bandas! Por supuesto la baja velocidad de los coches jugó a mi favor pues aun teniendo unas desconocidas cualidades Ninja, la física es la física y sus leyes me hubiesen catapultado contra el parabrisas cuando algo peor. Una vez detenido el vehículo y haciendo uso de los brazo, me catapultaba hacia atrás siguiendo mi técnica aprendida en un segundo de guerrero urbano. Si al acabar el post y salir a la calle me vuelve a pasar, no me saldrá tan bien!

Batalla callejera en el Bronx o entrenando por si se atropellado?

En una de esas lamentables ocasiones la afortunada de ver mi exhibición era una madre con 2 hijos. Se llevó un susto de muerte y al ver a los niños detrás ahogué mis improperios mientras sin decir nada acabé de cruzar el paso de peatones y descargué mi rabia contenida contra una farola... La otra fue similar en varias cosas. Sucedió en la misma calle pero en el extremo opuesto, usé la misma técnica ya mencionada, salí indemne... pero fue mucho más alarmante! Me acercaba al paso y un vehículo frenó con tiempo prudencial... tal vez demasiado, cosa que me puso en alerta... algo me llamó la atención en esas décimas de segundo de anticipación en frenar... Empecé a pasar y justo cuando estaba en el centro geométrico del parachoques del vehículo su conductor decidió arrancar! Aquello no era un descuido, ni un mal conductor! Era un intento de asesinato en toda regla! No lo mencioné antes, pero la técnica Ninja incluía un grito Black Metal mientras mantenía el equilibrio a dos manos, elemento indispensable para acabar de hacer notar a los conductores que llevan algo insólito sobre el capó! Al bajar y gritar que qué hacía, el conductor contestó con una mirada desafiante! Yo llevaba la adrenalina disparada y tras semejante número de agilidad e invencibilidad me creí también con la fuerza de Hulk, alcé mis dos brazos como guerrero blandiendo una espada invisible y asesté 2 puñetazos/mazazos simultáneos a la flamante carrocería. El tipo aun tuvo redaños de intentar mirar a través del parabrisas buscando los daños en el capó cuando ya absolutamente poseído por el espíritu del personaje más salvaje de una canción Noruega empecé a gritarle guturalmente y a desafiarle. El conductor empezó a temblar visiblemente, bajó la ventanilla y dijo castañeteando dientes "tíotío...no pasa nada...". Joputa!!!! Casi me matas! Has esperado a tenerme centrado en el punto de mira y has lanzado el coche contra mi, pero no pasa nada??? Ahora me acuerdo de lo violento que me puse y me dan ganas de encerrarme en una habitación, pero una vez más, el ver el terror en los ojos de mi fracasado asesino me hizo irme a casa y seguir en estado Berzerker durante 3 horas. No, no es para estar orgulloso pero... qué podría haber hecho? Invitarle a una cerveza? Pedirle perdón por cruzar por donde toca?

En fin... está visto que hay quien vale y quien no... algunos no valen para conducir, yo no sirvo como elemento atropellable... y creo que la intrépida abuela con la que hemos comenzado el relato de la semana sirve para poco más que para inspirarme una entrada.

4 comentarios:

  1. Yo soy la típica que voy conduciendo y me pongo enferma cuando la gente se pasa las señales por el forro, o lo que aquí es muy común, el inexistente uso de los intermitentes. Eso sí soy la típica que saco la cabeza por la ventanilla y con 1.50m pongo de vuelta y media a quien sea, sin embargo mi marido con casi los 2 metros de cuerpo es el que me dice tranquila, no te metas en prisas, pero no puedo.

    ME ha encantado el post!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lidita! Muchas gracias por leer y comentar el post! Quiero pensar que la mayoría de conductores no son así, pero los que si lo son "hacen mucho ruido"... Incluso en ocasiones en juicios por atropellos mortales el "piloto" se ha burlado de la víctima delante de la familia, con lo cual está claro que su inutilidad se extiende a su vida entera y no sólo a llevar un vehículo.

      Eliminar
  2. Hermano, una cosa es tener el carné de conducir y otra muy distinta es saber circular... Desafortunadamente hay muchos conductores con carné que no tienen ni idea de cómo circular, de hecho hay una cosa que últimamente me tiene preocupado a la par que un poco cabreado: lis coches sin carné, a ver, si circulas en igualdad de condiciones que los demás vehículos y conductores, ¿por qué no es necesario que sus conductores no hayan aprendido y superado los exámenes correspondientes para conocer cómo se debe circular?
    Menos mal que escápate sin daños de ambos percances... Por si acaso, no te pongas en trance de otro!!
    Un abrazo!! Wassail!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alex!!! Has destapado otro gran misterio!!! Un cacho de hierro de cientos de kilos que como sólo tiene un motorcito puede ser usado por cualquiera, sin saber ni lo que es un semáforo en rojo! Sé de gente que ha tomado una rotonda en sentido contrario con uno de esos porque la salida que necesitaba era justo la de su izquierda!!! Un abrazo!!! Wassail!!!

      Eliminar