Páginas vistas en total

miércoles, 21 de marzo de 2018

CUANTO TIEMPO SE TARDA EN...?

Hoy tengo poco, muy poco tiempo para ser fiel a mi cita semanal con mi lugar de desahogo/anecdotario... Diferentes asuntos que no vienen al caso han estado apunto de crear mi primera infidelidad blogera... Por suerte la causa principal ha quedado aparentemente en nada así que aquí estoy...

...pero... cuanto tiempo se tarda en escribir un post? Depende, verdad? Puedo dejar de maltratar al teclado ahora mismo y hubiese invertido poco más de 2 minutos... Hoy en día, con tantas prisas y con absolutamente cualquier factor de la vida medido bajo la espada del cronómetro debería tener respuesta más acertada que un Depende.


Aprovechando la coyuntura de mi falta de tiempo y de lo feliz que estoy con mi recién adquirida profesión he recordado una anécdota que entre otras cosas, me hacen valorar aun más si cabe mis nuevas funciones para el mundo laboral. Dicha anécdota tiene lugar en mi anterior puesto de trabajo. Si! Aquel del que fui... expedido...

Mi jefa era eso... JEFA. No os fijéis en el femenino! Buscad la diferencia entre un jefe y un líder... la foto del Jefe de dicha comparativa era la de mi antigua Señora Feudal. Presumía, además de poder gritar más que un mono aullador, de tenerlo todo bajo control! Ya vi su apunte de maneras en las entrevistas previas, antes de embarcarme en un arriesgado cambio, así que, cuando vi confirmado que mi candidatura era la que tenía más números, creí oportuno ser fiel a mis principios de honestidad y avisar de que en poco más de un mes iba a convertirme en padre por segunda vez. No lo hice esperando una canastilla! El motivo es que quería dejar bien claro que, por nuevo que fuese de ser firmado el contrato, no pensaba renunciar a ni un día de mi permiso de paternidad, así como que no quería contemplar ninguna mala cara ni escuchar una voz más alta que otra. La noticia fue recibida sin ninguna pega, e incluso se bromeó de que abriría la veda en la plantilla.

Cuando se acercaba la fecha prevista para que Helia llegase al mundo no hice más que recordar en uno, dos, tres... infinitos mails de que en breve el jefe de almacén dejaría de aparecer por las instalaciones, en cualquier momento, porque los niños llegan así, cuando quieren! Eh! Y las niñas también! Además uno de los trabajadores bajo mi cargo iba a estar de vacaciones en ese momento de alumbramiento, con lo cual había que prever personal extra. Mis correos electrónicos eran contestados pero pasando por alto el pequeño detalle de mi futura paternidad! Incluso concretaron una visita del propietario del negocio al almacén justo el día que mi hija debía nacer!

Mi pequeña decidió adelantarse un día, rompiendo bolsa, como su hermano, y al igual que él, de madrugada. El hecho de estar en esa situación por segunda vez nos hacía estar mucho más tranquilos y actuar con calma, salvo en que tenía que avisar a mi lugar de trabajo de la buena nueva. Siendo sobre las 7 de la mañana, decidí llamar a mi JEFA. Era una mujer comprometida! Debería estar despierta! No contestó... Volví a intentarlo hasta las 7:30 y nada... dejé un mensaje en su contestador, le envié sms por si las moscas... Una mujer de hoy como ella recibiría la información sin duda! Ella que presumía de recibir y contestar 100 mails de camino al trabajo! Por supuesto también pensé en dar la alerta a uno de mis "subordinados". Seguro que ella, planificadora como pocas, como ella decía, llevaría en su propio coche a una tropa de trabajadores reserva! No habría problema!

En el transcurso de tiempo en el que a Vanesa le estaban torpedeando a base de intentos epidurálicos, salí al pasillo del hospital y sonó mi teléfono... Era el chico al cual había avisado. Se le escuchaba visiblemente alterado y corrió a contarme el motivo:

-Está loca Alberto! Está loca!
-Por qué? Qué ha pasado?
- Me ha llamado LA JEFA toda alterada, diciendo que no podía ser, que no podías ausentarte así, sin avisar.

Mi compi le explicó que los nacimientos tenían esa mala costumbre. Ella parecía haber olvidado toda conversación, todo mail hablando de mi paternidad, y le pidió al chico que me llamase para coordinar conmigo temas que hubiesen quedado pendientes sin demora! Era raro... ella no se atrevía y le encargaba la tarea a otro! Muy de JEFE... Él le dijo que podía intentarlo, pero que yo estaría en el hospital y que a saber cuando iba a estar disponible... y ella, controladora como pocas, según sus propias palabras, no podía dejar de hacer un escandallo de la situación, así que procedió a preguntar lo que simulo en forma de un diálogo que, afortunadamente, nunca escuché:

JEFA: Mmmm... claro... en el hospital... Oye... cuanto se tarda?
TRABAJADOR: Que cuanto se tarda?
JEFA: Si... cuanto se tarda?
TRABAJADOR: En qué?
JEFA: En nacer.


Así pensaba mi jefa que estaba el ginecólogo...


Imaginaos el estado gástrico de mi compañero al escuchar esa pregunta! No podía creerlo! Tal vez ella nació en una cadena de montaje, pero no era lo habitual! Él trató de explicarle que no se sabía... pero ella, en lugar de confesarte ignorante en el arte de la procreación humana, siguió:

JEFA: Pero tú tienes hijos?
TRABAJADOR: No...
JEFA: Ah... por eso no lo sabes, no?
TRABAJADOR: .................................................. hará falta que venga más personal...................

No sé qué pensáis! Ya me parecen absurdas muchas preguntas sobre el tiempo de realización de determinadas acciones, pero... nacer? Pretendía ella, LA JEFA, que mi compañero hubiese desentrañado uno de los mayores misterios de la humanidad aparte del éxito de Pablo Coelho? Pensaba que el ginecólogo tenía una cinta transportadora con mujeres parturientas llegándole a la sala? Las comadronas usaban los fórceps del mismo modo que los "sacatuercas" de la fórmula 1?

Bueno... el tiempo se acaba... no sé cuanto he tardado... pero tengo clara una cosa: JEFA... no sé cuanto se tarda en nacer, pero tú tardaste demasiado poco...

4 comentarios:

  1. Por suerte yo tampoco escuché la conversación. Sólo espero....así...de buen rollo que los hijos de la JEFA ( si es que su marido acierta en la "diana") tarden muchas horas en nacer...que tenga un parto de esos largos... de unas 24 horitas llevaderas...
    Eso sí, que sus peques vengan bien y tal...pero que tarden lo suyo en salir.
    Tripe hija de ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la excepción a la frase hecha: "más tonta y no nace"... ella lo logró!

      Eliminar
  2. Desde luego Hermano, esa mujer no debía estar bien acabada de hacer jajjaja Y lo peor de todo es que encima era (o es) mujer, que, hombre, se las supone mucho más comprometidas e informadas en estos temas y más, también, corporativistas, en plan de favorecer a la gente que va a tener 'trascendencia', como decía el del chiste... En fin, hay gente pa tó...
    Un abrazo!!! Wassail!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alex, parece ser que en sus masters de Supply Chain Mannager no le hablaron sobre el tema... Espero que no tenga "trascendencia" y sus genes mueran con ella! jajajaja! Ahora me viene a la cabeza otra frase: "maldita sea ella y su descendencia"

      Eliminar